Portada Quiénes somos Afíliate Contacto

Sindicato Alta

Portada

Qué es ALTA

SECCIONES

DOCUMENTOS

Convenios Banca

Documentos subidos

Afíliate

Contacto

 
 

La presión de la desaceleración sobre la banca animará el baile de fusiones

abc.es recopilado por Sindicato Alta - 01/11/2019

 

El Banco de España alertaba en su último Informe de Estabilidad Financiera de que la desaceleración es un riesgo cada vez mayor - JUAN MANUEL SERRANO

El Banco de España avisa del impacto del menor crecimiento económico en la rentabilidad de las entidades. Los bancos medianos son los que peor resistirían una nueva crisis, según un test de estrés del supervisor nacional.

Los mercados han arrancado el otoño sacando del cajón y poniendo sobre la mesa de los banqueros españoles un viejo debate: la necesidad de más consolidación en el mapa bancario del país. ¿Por qué ahora? «Siempre que hay una situación de presión sobre los resultados se habla de este tema», decía esta semana el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, preguntado sobre posibles fusiones. Fuentes del sector bancario consultadas por ABC señalan que junto a la presión que supone la actual política monetaria de tipos de interés negativos, el impacto de la desaceleración económica es lo que acabará desencadenando ese proceso de operaciones corporativas.

«En ese escenario, salvo excepciones de entidades de nicho como Bankinter, un banco solo puede sobrevivir si alcanza cierto tamaño, porque es una industria de rendimientos crecientes de escala», señala un alto ejecutivo, que apuesta a que esas fusiones llegarán en todo caso tras la desaceleración. Los bancos del país se afanan ahora en seguir limpiando sus balances y tratar de aumentar sus vías de ingresos, pero la ralentización de la economía y la consecuente reducción de la actividad crediticia puede marcar qué entidades pueden sobrevivir en solitario y cuáles no.

Ayer mismo, el Banco de España alertaba en su último Informe de Estabilidad Financiera de que la desaceleración es un riesgo cada vez mayor para las entidades, ya que puede lastrar sus beneficios y, por tanto, su rentabilidad y solvencia. «La revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento y de inflación y, como consecuencia, la intensificación de la expectativa de que los tipos de interés se van a mantener en niveles muy bajos, incluso negativos, durante más tiempo supondrá un reto notable para la recuperación de niveles de rentabilidad acordes con el coste de capital», avisa el supervisor, que señala que la incertidumbre sobre la política económica por la falta de un gobierno y la situación en Cataluña son los mayores riesgos a nivel nacional.

 

Beneficios a la baja

Las ganancias del conjunto del sistema bancario español en la primera mitad de año se redujeron un 11,5%. Además, los principales bancos del país están presentando esta semana significativas caídas del beneficio al cierre del tercer trimestre. Los mercados, como recuerda el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos, ya han reducido sus expectativas sobre los beneficios de las entidades, lo que explica la baja cotización bursátil de los bancos europeos y españoles, que cotizan por debajo de su valor en libros.

La ralentización de la economía puede impactar en primer lugar a la banca con una menor actividad crediticia, su principal fuente de ingresos. El informe del supervisor ya constata cierto parón de la concesión y demanda de financiación por las empresas y las familias. «El flujo de crédito nuevo al sector privado no financiero se ha desacelerado gradualmente a lo largo de 2019, pasando a contraerse en casi todos los segmentos en los últimos meses», dice.

Pero además, un empeoramiento del escenario macroeconómico suele traducirse en mayores tasas de impago por parte de los clientes. A pesar de que la ratio de morosidad de la banca española se sigue reduciendo, en los seis primeros meses de 2019 las entradas de préstamos en situación de impago se aceleraron y alcanzaron 13.500 millones de euros, un 8,8% más que en el primer semestre del año anterior.

Los bancos tendrán que lidiar con una mayor debilidad de la actividad crediticia derivada del menor crecimiento económico y seguir tratando de compensar el estrechamiento de los márgenes de negocio a raíz de los tipos de interés negativo. En este sentido, fuentes del sector explican que hasta ahora todas las entidades han ido aguantando reduciendo costes administrativos, recortando la remuneración de los depósitos e impulsando otros ingresos como las comisiones.

Sin embargo, ese margen de actuación es cada vez menor, sobre todo para aquellas entidades sin diversificación geográfica -muy centradas en España y con un negocio muy acotado a una región del país- y menor diversificación de negocios o muy centradas en el negocio hipotecario, que apenas deja rendimientos para las entidades.

Esta definición apunta directamente a los bancos procedentes de las antiguas cajas de ahorros, como Unicaja, Liberbank, Ibercaja, Kutxabank y Abanca, pero también a Bankia e incluso a Caixabank y Banco Sabadell. Son los bancos que figuran en las quinielas para participar en las próximas fusiones.

«Una rentabilidad reducida dificulta la generación orgánica de capital», insiste el Banco de España en su informe, empeñado en que las entidades sigan reforzando sus ratios de solvencia por si vienen mal dadas. Es más, el supervisor nacional ha sometido a los bancos a un test de estrés para medir su capacidad de resistencia tanto al actual escenario macroeconómico como a uno adverso que contempla una hipotética recesión este año y en 2020.

 

Prueba de esfuerzo superada

La conclusión de esa prueba es que las entidades tienen en conjunto una resistencia adecuada a ese escenario de crisis gracias a que han mejorado la calidad de sus balances. «A pesar de estos resultados, las entidades no deben relajarse en sus esfuerzos para elevar su nivel de solvencia», reitera el supervisor, que llama a usar beneficios para reforzar las ratios de capital.

El test evidencia que los bancos que peor resistirían una nueva crisis serían los de tamaño medio. Las que mejor, los grandes bancos españoles con presencia internacional: aunque el Banco de España no da nombres, de los criterios de supervisión se desprende que son el Santander, BBVA y el Sabadell, cuya ratio de capital de máxima calidad en caso de recesión solo bajaría del 11,1% de 2018 al 10,7% en 2021. Las entidades menos significativas, como cajas rurales y cooperativas de crédito, tampoco sufrirían demasiado -su capital caería del 17,1% al 16,5%-, pues tienen menos riesgo de crédito.

Esa hipotética crisis tendría mayor impacto en el grupo de las llamadas entidades medianas, que aunque el Banco de España no las cita lo componen Caixabank -que estaría cerca de integrar el grupo de Santander, BBVA y Sabadell-, Bankia y las antiguas cajas. A nivel agregado, estas entidades verían mermada su solvencia en 2,7 puntos en ese escenario adverso, del 12,3% al 9,6%.

  Ir a la web Ver artículo original

Volver a la sección

 
     
 
 
 

Últimas noticias

 
   
 

Destacado

 
 

 
 

Lotería Nacional. Sorteos Extraordinarios de Navidad y del Niño 2019-2020
Si deseas participar en el Sorteo Extraordinario de Navidad y/o del Niño de la Lotería Nacional, que se celebrarán los próximos 22 de diciembre de 2019 y 6 de enero de 2020, este Sindicato te ofrece participaciones de 10 € en cada uno de los siguientes números: Sorteo de Navidad 2019: Nº 10324  Sorteo del Niño 2020: Nº 52796 Se juegan 8 € por cada participación de 10€

 

 

 

 
 

Protección de datos | Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto| Establece Sindicato ALTA como tu página de inicio | Añade Sindicato ALTA a tu favoritos

Sindicato ALTA © 2019 - NS