Portada Quiénes somos Afíliate Contacto

Sindicato Alta

Portada

Qué es ALTA

SECCIONES

DOCUMENTOS

Convenios Banca

Documentos subidos

Afíliate

Contacto

 
 

¿Has perdido confianza con tus compañeros de oficina? Los otros problemas del teletrabajo

elconfidencial.com recopilado por Sindicato Alta - 24/03/2021

 

Fuente: iStock.

Trabajar en remoto aumenta la autonomía de cada trabajador, pero también puede alejarnos y provocar frialdad con las personas con las que antes compartíamos todos los días.

Tras un año oficial desde que comenzó el coronavirus, muchas personas se han acostumbrado no solo a vivir con las seguridades necesarias de la pandemia, sino a teletrabajar. Para muchos españoles, la conciliación entre la vida personal y la laboral, evitando madrugones y atascos, era un sueño que se ha convertido en realidad de la noche a la mañana, y aunque seguimos acostumbrándonos, parece que en general los resultados son positivos.

Pero también están aquellos que preferirían un entorno de trabajo híbrido, con mayor flexibilidad y acudiendo algunos días a la oficina, o los que incluso querrían poder volver al orden anterior. Esto se debe a que la pandemia nos pilló a todos desprevenidos y algunas personas no han sabido gestionar equipos trabajando virtualmente, por lo que en un momento tan extraño como el que vivimos, ha podido producir situaciones de verdadero estrés y ansiedad.

Ya sabes lo que dicen: ojos que no ven, corazón que no siente. Hemos pasado de ocupar prácticamente todo nuestro tiempo con nuestros compañeros de trabajo (no solo en la oficina sino tomando cañas después y compartiendo confidencias) a verlos en míticas reuniones de Zoom. El trabajo se ha vuelto más individualista, pues no es lo mismo trabajar desde la cocina de casa que en una oficina repleta de gente. Este nuevo orden puede provocar situaciones o pequeñas fricciones que quizá ya hayas notado: a lo mejor estás perdiendo la confianza en ellos o notas que son ellos los que la han perdido en ti. O quizá hay un ambiente raro por ambas partes.

Esto, por supuesto, es negativo. Como explica un reciente artículo publicado en ''BBC'', antes de la pandemia las semillas de confianza a menudo se plantaban en el trabajo sin que nos diéramos cuenta, e iban desde un saludo en el ascensor a una charla después de una reunión. La confianza se construye pasando tiempo juntos, no necesariamente en tareas relacionadas con el trabajo. Es difícil construir conexiones sólidas a través de videollamadas o correos electrónicos.

Cuando alguien llega tarde a una reunión por videoconferencia, puede ser porque su banda ancha quizá no funcionase apropiadamente, pero si somos nosotros los que estamos esperando es probable que pensemos que se trata de una cuestión de vaguería. Por decirlo de otra manera, lo atribuimos a su comportamiento y no a sus circunstancias, pues cuando trabajamos por separado, solo excusamos nuestros propios comportamientos.

A su vez, el monitoreo constante tampoco está produciendo buenas impresiones. Los empleados lo interpretan como una falta de confianza en su trabajo, lo que afecta a su sentido de control sobre su propia labor, también a su productividad o a su profesionalidad. La autonomía que conlleva trabajar de forma remota puede ser una bendición para la productividad y la moral, pero solo si los supervisores confían en el desempeño del equipo.

Según explica en ''BBC'' la profesora de Harvard Heidi K Gardner, generar confianza es fundamental, y según ella existen dos tipos: la confianza de competencia (relacionada con la capacidad profesional) y la interpersonal (sr basa en la conexión humana). "Si entregas un trabajo de calidad a tiempo, pero eres un idiota, eso socava la confianza personal", explica. "Las personas deben enviar señales sólidas, claras y confiables en ambas dimensiones". Además, señala que hay personas que confían en los demás automáticamente, dando el beneficio de la duda hasta que esa confianza se rompe, y los que solo confían en la evidencia. Por ello mismo, proporcionar comunicación e información a los compañeros de trabajo es fundamental, especialmente si son nuevos.

Para que los trabajadores tengan una mayor confianza (o no la pierdan), la empresa también debe actuar. Necesitarán mejorar sus habilidades en liderazgo inclusivo, especialmente en un entorno remoto, donde es probable que las personas se sientan más desconectadas. Por ejemplo, pueden invertir en formación que se centre en la educación sobre los beneficios del trabajo remoto, devolviendo de esa manera la autonomía a los trabajadores y gestionando los resultados. Esto lleva a no centrarse en las horas de trabajo o en responder instantáneamente a los mensajes, sino en comprobar si se están cumpliendo los objetivos más amplios.

Cuando la confianza se rompe de arriba abajo (llevando a que los supervisores estén pendientes de cada movimiento de los empleados), estos intensificarán la comunicación en pos de calmar su ansiedad. Es importante, en caso de que suceda, hablar con el jefe o supervisor para que sea consciente de que, aunque un poco de control es importante, hacerlo en exceso es contraproducente para la moral y el rendimiento. Quizá el fomento de la confianza pueda parecer a primera vista poco útil, pero es una pieza vital de una cultura laboral saludable, especialmente porque esta se ha visto muy afectada durante la pandemia. Y nuestra capacidad para confiar en los colegas tendrá un impacto inmediato en nuestra calidad de trabajo o nuestras perspectivas futuras, por lo que es muy importante.

  Ir a la web Ver artículo original

Volver a la sección

 
     
 
 
 

Últimas noticias

 
   

 

 

 
 

Protección de datos | Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto| Establece Sindicato ALTA como tu página de inicio | Añade Sindicato ALTA a tu favoritos

Sindicato ALTA © 2021 - NS