Portada Quiénes somos Afíliate Contacto

Sindicato Alta

Portada

Qué es ALTA

SECCIONES

DOCUMENTOS

Convenios Banca

Documentos subidos

Afíliate

Contacto

 
 

Los accionistas del BBVA avalan la opa sobre el Banco Sabadell con el apoyo del 96% del capital

Publicado por El País y recopilado por Sindicato Alta - 08/07/2024  Última hora

 

El presidente del BBVA, Carlos Torres, da un discurso mientras preside la junta general extraordinaria de accionistas. Foto: EFE | Vídeo: EPV

El banco logra el plácet de la junta de accionistas a la ampliación de capital para la fusión con la entidad catalana

Aclamación de la junta del BBVA a la opa hostil sobre el Banco Sabadell. Los accionistas del BBVA han dado un sí rotundo al banco para que realice la ampliación de capital para que ejecute una ampliación de capital de hasta el 19% con el que sufragar la opa sobre el Banco Sabadell. Con un quórum por encima del 70%, el 96% del capital ha apoyado la transacción, por lo que la adquisición del banco catalán pasa con nota el primer test del mercado. Ahora deberá obtener las autorizaciones necesarias —del Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)— y una aceptación de al menos el 50,01% del capital del Sabadell.

El contundente apoyo de los 726.000 accionistas del BBVA es relevante no solo porque la entidad consigue salvar la primera de las condiciones a las que está sujeta la opa, sino porque puede ser un indicador adelantado de su éxito. El BBVA y el Sabadell comparten muchos accionistas, que ya se acaban de pronunciar sobre la oferta. Por ejemplo, el gigante de los fondos de inversión BlackRock es el primer accionista de las dos entidades, con un 5,9% del BBVA y un 6,7% del Sabadell. Otros grandes fondos como Vanguard, Capital Group o Norges también están presentes en ambos bancos.

La junta ha seguido, por tanto, el guion previsto. Los principales asesores de voto internacionales (ISS y Glass Lewis) y los nacionales (Corporance) recomendaban votar a favor de la operación, si bien expresaban sus dudas sobre algunos elementos como el carácter hostil o la oposición del Gobierno. Muchos grandes fondos, como el noruego Norges o el canadiense CPPIB, ya habían adelantado su voto favorable. El resultado de la junta implica un fuerte apoyo al consejo no solo de los grandes fondos e inversores institucionales, que representan el 62%, sino también de los minoristas.

No obstante, un voto positivo hoy a la ampliación de capital para sufragar la transacción no tiene por qué suponer que, cuando sea el momento de decidir si venden sus acciones del banco catalán al de origen vasco, lo hagan. Como bien se encargó de señalar el jueves Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, en una carta a sus accionistas, queda mucho tiempo para que tengan que decidir si acudir o no a la opa. Y el contexto puede cambiar.

En su discurso, Carlos Torres, presidente del BBVA, ha intentado eliminar ese halo de hostilidad que sobrevuela la oferta. “Nuestra aproximación ha sido amistosa desde un primer momento y lo sigue siendo”, ha afirmado. El BBVA intentó primero una fusión amistosa y propuso al banco catalán una unión, a razón de 4,83 títulos del Sabadell por cada acción del BBVA. El consejo del Banco Sabadell, que pilota Josep Oliu como presidente, rechazó la oferta, al considerar que no recogía el valor del banco si seguía de modo independiente. A renglón seguido, el BBVA convirtió la oferta amistosa de fusión en una opa

Ante una alta participación de los accionistas —con un quorum del 70,75%, que se queda ligeramente por debajo del 71% que alcanzó la junta ordinaria de abril, el máximo histórico— Torres ha explicado este movimiento, ante el temor de que esa supuesta hostilidad retraiga a sus accionistas. Ha añadido que el consejo que él pilota decidió lanzar esa opa puesto que están convencidos “del racional estratégico de esta oferta y del impacto positivo que supone para todos los grupos de interés”.

“El poder de elegir”

En este sentido, ha explicado que el BBVA decidió dar a los accionistas del Sabadell “el poder de elegir”, cuando se inicie el plazo de aceptación, de acuerdo a lo previsto en la normativa de opas. “Esperamos que aprecien el sentido estratégico de la operación y decidan participar con nosotros en este gran proyecto de futuro”, ha afirmado. Torres, además, ha reiterado las razones que han llevado al banco a presentar esta oferta. “El objetivo de esta operación es construir un banco más fuerte, competitivo y rentable”, ha resumido.

En concreto, se ha referido al incremento de los costes fijos que, según su previsión afronta el sector financiero, por lo que ha puesto el foco en la importancia de ganar escala. “Con la incorporación de Banco Sabadell al BBVA ganamos escala y diluimos los costes fijos entre una base de clientes más grande, un mayor volumen de negocio, ganando en eficiencia y pudiendo ofrecer a los clientes de ambas entidades mejores productos y servicios a precios más competitivos”, ha afirmado.

El presidente ha defendido la operación como una “clara apuesta” del BBVA por el mercado español, que ha descrito como “atractivo para invertir”, en un momento en el que México es el principal mercado del banco. “Es el proyecto más atractivo de la banca europea”, ha dicho, ponderando que la economía española es “resiliente y dinámica”, con una ratio de endeudamiento por debajo de la media europea y con una rentabilidad del sector bancario “atractiva”. Ha asegurado, en este sentido, que con la suma del Banco Sabadell, se convertirá en el segundo banco a nivel nacional en préstamos.

Ha puesto el foco también en la fortaleza de la entidad en el segmento de pymes, que junto a los autónomos dice que son una prioridad para el banco. Según su presentación, el Sabadell cuenta con una cuota en este área del 12,7% por un 11,5% del BBVA. En este sentido, ha afirmado que buscan “sumar la experiencia de ambos bancos” y que potenciarán este segmento de negocio. Ha reiterado la promesa de mantener todas las líneas de circulante durante 12 meses.

Como principales argumentos financieros, ha recordado que la oferta supondrá unas sinergias de 850 millones de euros, que promete se centrarán en costes fijos y tecnológicos, con 1.450 millones de costes y un menoscabo de 30 puntos básicos en el capital. También ha afirmado que sumar ambas entidades supondrá incrementar un 1% el valor en libros del banco, así como una mejora del 3,5% del beneficio por acción y un 20% de retorno del capital. En cuanto a la remuneración de los accionistas, el banco mantiene su compromiso de distribuir entre el 40% y el 50% del beneficio neto, así como cualquier exceso de capital por encima del objetivo del 12%. Esto ha supuesto pagar 13.000 millones desde 2021, a razón de 7.800 millones en dividendos en efectivo y 5.400 millones en compras de acciones.

En cuanto a los plazos de la oferta, Torres ha reconocido que la autorización de la junta es el primer paso y que tiene por delante las de una serie de organismos, sin citar en este caso cuáles. Será entonces cuando se pronuncie la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), para que después se inicie el plazo de aceptación por los accionistas, que la ley marca que debe ser de entre 15 y 70 días. “Confiamos en que el proceso avance de forma favorable en los plazos previstos”, ha afirmado, refiriéndose a los planes del BBVA de que la oferta esté lista en seis u ocho meses.

De forma velada, Torres se ha referido así a uno de los principales riesgos de la oferta, que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se demore más de lo esperado y pase el análisis de la operación a una segunda fase, lo que dilataría el proceso por encima de lo contemplado por el BBVA. Esto, además, podría derivar en que la CNMV apruebe la transacción antes que la CNMC y los accionistas tengan que decidir antes de conocerse las condiciones impuestas por Competencia.

A renglón seguido han tomado la palabra los accionistas para hacer preguntas al presidente. Este capítulo lo han centrado las cuestiones laborales, dado que buena parte de las intervenciones han sido de representantes sindicales. Estos han reclamado a Torres medidas poco traumáticas, que supongan más bien prejubilaciones que despidos y que no se produzcan salidas no consensuadas ni voluntarias. El presidente ha seguido en este sentido con el argumentario puesto hasta ahora. Ha puesto el ejemplo del ERE de 2021, con sobredemanda por parte de los trabajadores y ha adelantado que buscará el acuerdo con los sindicatos.

 

 

  Ir a la web 

Volver a la sección

 
     
 
 
 

Últimas noticias

 
   

 

 

 
 

Protección de datos | Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto| Establece Sindicato ALTA como tu página de inicio | Añade Sindicato ALTA a tu favoritos

Sindicato ALTA © 2024 - NS