Portada Quiénes somos Afíliate Contacto

Sindicato Alta

Portada

Qué es ALTA

SECCIONES

DOCUMENTOS

Convenios Banca

Documentos subidos

Afíliate

Contacto

 
 

Así serán las nuevas pensiones en España: atención a los que les queden menos de cinco años para jubilarse

lasprovincias.es recopilado por Sindicato Alta - 05/09/2020

 

Pensionista en la calle. / EFE

El Pacto de Toledo remodelará el sistema pero no significará un cambio tan profundo como los llevados a cabo en 2011 y 2013.

Mientras el Gobierno negocia el nuevo Presupuesto General del Estado para 2021, condicionado por la crisis del coronavirus, los partidos del Pacto de Toledo hacen lo propio para redefinir las recomendaciones que marcarán el futuro de las pensiones durante los próximos años. Y las prestaciones tienen mucho que decir, porque representan un 40% del gasto de las cuentas públicas que prepara Hacienda.

     No habrá una reforma de calado, como las de 2011 y 2013: entonces, subió la edad de jubilación, se exigieron más años cotizados y se definió cómo iban a ser las revalorizaciones anuales. Aun lejos de aquellas transformaciones, las pensiones, o mejor dicho el sistema de pensiones, incorpora cambios que afectarán a los ciudadanos cuya edad se encuentra a menos de cinco años de la jubilación. Las vistas están puestas ahora en el 2025. Ese es el momento marcado en el calendario por esta comisión parlamentaria para acabar con el déficit de la Seguridad Social.

     Nadie pone en duda que a partir de entonces habrá que asumir nuevas reformas -la que está en vigor culmina en 2027, cuando la edad de jubilación legal llegará a los 67 años-. Ahora, los grupos parlamentarios están centrando sus negociaciones en los cambios asumibles a corto y medio plazo. El próximo miércoles será el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, quien cierre las comparecencias ante la comisión. A partir de ahí, los partidos negociarán las nuevas recomendaciones -no son vinculantes legalmente- para que el Gobierno las ponga en marcha. Ningún partido quiere pillarse los dedos al hablar del calendario: todos quieren que haya ''fumata blanca'', y anticipan un acuerdo en semanas, antes de fin de año. Pero su memoria retiene la ruptura de última hora propiciada por Unidas Podemos en marzo de 2019, justo antes de las elecciones generales.

 

Dinero para pagarlas

     La sostenibilidad del sistema de pensiones es la gran duda que todo ciudadano se pregunta cuando se acerca a la edad de jubilación. ¿Lo hago ya o me puedo esperar? ¿Corre peligro mi prestación si espero más tiempo? La cuantía de las cotizaciones no cubre las necesidades que tiene la Seguridad Social, que destina unos 10.000 millones de euros al mes para abonar todo tipo de pensiones. La deuda del organismo con el Estado ha aumentado ya hasta los 55.000 millones. Y en el Fondo de Reserva apenas quedan 1.500 millones. «Una de las reglas propuestas es que todo lo que no sea sistema de pensiones propiamente dicho, salga del mismo», explica Íñigo Barandiarán, diputado del PNV en el Pacto de Toledo. Es decir, que «las cotizaciones de los trabajadores financien aquellas prestaciones fundamentalmente contributivas o ligadas de forma estricta al ámbito de solidaridad», aclara.

     La idea de la comisión pasa por excluir de la Seguridad Social el pago de prestaciones como las de orfandad o las SOVI, que serían asumidas por el Presupuesto. El cambio no es menor porque aliviaría en parte las cuentas de la Seguridad Social aunque el erario público tendría que financiarse con impuestos. «Lo contrario, como sucede ahora, supone enturbiar la realidad de las cuentas de la Seguridad Social, que ésta está pagando gastos que no le corresponden», apuntan fuentes de Ciudadanos.

     La ''patata caliente'' de un cambio en las pensiones de viudedad quedará previsiblemente fuera de las nuevas recomendaciones. Aunque fuentes parlamentarias admiten que es necesaria su transformación porque las condiciones sociales para las que estaban pensadas hace varias décadas son completamente diferentes a las actuales.

 

El importe de la pensión

      La suficiencia de las prestaciones está centrando otra parte de los debates parlamentarios. Suficiencia entendida como la capacidad de la pensión para asegurar una vida estable para sus perceptores. Y en este punto el sistema tiene una falla: el 36% de las prestaciones son inferiores a 700 euros al mes. El diputado del grupo vasco Barandiarán lo define claramente: «Que las pensiones mínimas se aproximen a parametros de dignidad».

     La diputada de Unidas Podemos, María Pita, sostiene que «las reformas paramétricas no tienen que ser en contra del derecho de pensiones». Se refiere a conceptos como el índice de sostenibilidad, que supone el recorte de la primera prestación en función de la esperanza de vida, por ejemplo. «El hecho demográfico no puede servir para devaluar las pensiones», indica.

     Si para incrementar la protección de las pensiones hacen falta más ingresos, una buena parte tendrían que llegar a través de impuestos o bien recortando otros gastos del Presupuesto. Como las conclusiones del Pacto de Toledo son solo recomendaciones, tiene que ser el Ejecutivo de turno el que las ponga en marcha. El presidido por Pedro Sánchez debería tomar alguna posición sobre figuras tributarias, específicas o no. Desde el PP señalan que el Gobierno «debe comprometerse a ser serio, responsable y coherente, porque no lo está siendo, tal y como hemos visto con el Ingreso Mínimo Vital», que «solo perciben un 1% de las solicitudes realizadas».

     En este campo, la diputada del PSOE Mercè Perea indica que «habrá que incrementar las transferencias del Estado» al recordar que la recaudación en España sobre el PIB es inferior a la de otros vecinos europeos. «Hay margen», sostiene, porque «España está pendiente de recibir los 140.000 millones de la UE», afirma.

 

Anticipar el retiro

      El 16% de las jubilaciones que se formalizan son ''antes de tiempo''. Esto es, hasta con cuatro años de anticipo con respecto a la edad legal, aunque con sus correspondientes penalizaciones, que van del 6,5% al 8% anual, dependiendo de las cotizaciones. Esta modalidad de acceso al sistema ha crecido un 66% desde la anterior crisis: el colectivo de población que ronda los 60 prefiere acceder a la pensión si no encuentra un trabajo acorde a sus circunstancias en una edad tan complicada si se ha perdido el empleo.

     Escrivá ya ha anticipado que es momento de «desincentivar» las jubilaciones anticipadas. El problema es la fórmula para lograrlo. Varios miembros del Pacto de Toledo consideran que las actuales penalizaciones son «excesivas». Y podrían recomendar cambiarlas al menos en cuanto a los años cotizados se refiere en cada uno de los casos. «Pero es una cuestión de números para garantizar la sostenibilidad y, a la vez, reparar a los ciudadanos que no tienen trabajo en esa edad cercana al retiro», apuntan estas mismas fuentes. Lo que sí quiere introducir el texto es un impulso a la prolongación de la vida laboral más allá de la edad legal para evitar una salida masiva de cotizantes de los 65 a los 67.

 

El calendario de la jubilación: del retiro a los 65 años hasta las cuentas a los 77

Los informes que alertan de la ''bondad'' de las pensiones generan dudas tanto entre los actuales como en los futuros perceptores

     Cada vez que una empresa publica un informe sobre el futuro de las pensiones, los ciudadanos que ven ya cerca el momento de la jubilación se echan a temblar; también los partidos políticos, a los que esos análisis les instan a actuar en la Seguridad Social. Los textos sirven como base para comprobar hasta qué punto existen problemas en el sistema público. Fallas que el Pacto de Toledo trata de solucionar. Pero algunas conclusiones son tan contundentes que cualquier cotizante llega a dudar sobre cómo será su retiro cuando se jubile.

     El Instituto de Actuarios Españoles (IAE) alertaba esta semana en un informe de que los jubilados cobran de media un 51% más de lo que aportan al sistema contributivo. Así, los actuarios advierten de que el actual sistema de cálculo de las pensiones contributivas de jubilación «presenta inequidades, lleva a arbitrajes y arriesga su viabilidad futura». Pero, ¿realmente un jubilado está cobrando más de lo que le corresponde? En realidad, no. Cobra lo que marca la ley. Aunque esas cuantías sirvan para demostrar dos conceptos: que el sistema de pensiones -de reparto, como es el de España- es de los más solidarios del mundo; y que, para mantenerlo, hacen falta cambios de mayor o menor calado.

     Un 78% del último sueldo

     El calendario de la jubilación define cómo se estructura la pensión en España, donde el importe de la prestación representa aproximadamente un 78% con respecto al último salario cobrado por ese jubilado. Es la denominada ''tasa de sustitución'', que en otros países se encuentra en el 53%, como en la media europea, aunque en muchos de esos territorios los salarios han sido, al mismo tiempo, muchos más elevados que en España.

     Durante 2020 quienes se jubilen deberán hacerlo cuando cumplan 65 años y 10 meses, si no tiene más de 37 años cotizados. Este límite irá aumentando progresivamente hasta que en 2027 la edad legal se sitúe en los 67 años, como marca la ley actual.

     Ese jubilado irá percibiendo la prestación correspondiente, según su nivel y años de cotizaciones, durante toda su vida. Aunque hay un momento teórico, cuando cumpla 77 años, en el que habrá recibido de la Seguridad Social a través de su pensión todo el importe que ha cotizado durante su vida laboral. Esa es, al menos, la media.

     Por ejemplo, un trabajador que ingresa a los 25 años en el mercado laboral con un sueldo de 14.000 euros al año que se le revaloriza al 1,5% anual, y bajo hipótesis de mantenerse en el mismo puesto, termina su vida laboral con un sueldo de 25.020 euros anuales. Sus cotizaciones acumulan, al término de esos 40 años, 257.000 euros, según los cálculos de Ocopen (Organización de Consultores de Pensiones). A partir de ahí comienza a cobrar una pensión que le hace ser beneficiario de un total de 20.900 euros anuales, que, en 12 años, suponen un desembolso global de 251.800 euros. Al año siguiente, el decimotercero tras el retiro, la posición del jubilado con las arcas del sistema es de receptor neto durante el resto de su vida.

  Ir a la web Ver artículo original

Volver a la sección

 
     
 
 
 

Últimas noticias

 
   

 

 

 
 

Protección de datos | Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto| Establece Sindicato ALTA como tu página de inicio | Añade Sindicato ALTA a tu favoritos

Sindicato ALTA © 2020 - NS