Portada Quiénes somos Afíliate Contacto

Sindicato Alta

Portada

Qué es ALTA

SECCIONES

DOCUMENTOS

Convenios Banca

Documentos subidos

Afíliate

Contacto

 
 

La versión del capitalismo de amiguetes de Carlos Torres

Publicado por La Razón y recopilado por Sindicato Alta - 11/05/2024  Última hora

 

«España tiene un grave problema porque vamos perdiendo empresas en beneficio de inversores extranjeros»

Las razones de la OPA hostil del BBVA sobre el Banco de Sabadell se reducen a subir el valor de la acción en beneficio de los grandes fondos y así conseguir unas retribuciones multimillonarias para Carlos Torres y su equipo. El motor de la vida profesional de los directivos de las grandes empresas, que son los auténticos propietarios, se mueve en el terreno de la codicia y el poder. Es un proyecto de crecimiento frío y aséptico donde no hay cabida para los sentimientos. El Dios que adoran se llama «bonus». La operación desatada por Torres no tiene otro objetivo que el bendito tamaño, que es lo que complace a los fondos de inversión que son la expresión de una frialdad todavía más impresionante. Son fenómenos que siempre me han interesado. Torres es uno de los ejecutivos más brillantes y mejor formados de nuestro país. Su trayectoria académica en el MIT, con dos licenciaturas y un MBA en Sloan School of Management, le cualifica para presidir cualquier empresa. No solo en España, sino en el mundo. Es tan brillante que tuvo tiempo, también, para sacarse una licenciatura en Derecho por la UNED.

Por tanto, es un enemigo peligroso para el Sabadell, porque no habrá dejado nada al azar o quizá sí. Hay ocasiones en que esas trayectorias tan deslumbrantes hacen que olviden que la realidad no son los sueldos anuales de varios millones y volar en avión privado. Es tan enorme el poder que alcanzan desde esa atalaya, que olvidan que son humanos y, por tanto, falibles. Les hace caer en la soberbia y se rodean de una corte de pelotas ansiosos, también, de superar el sueldo de un millón de euros al año. En cierta ocasión, un conocido me explicaba que a estos directivos ni les caes bien ni mal, porque solo les interesa la cuenta de resultados y el valor de la acción. No les preocupan los empleados y su futuro, sino lo que pueden sacar de ellos. Un día están en una consultora, al siguiente en una eléctrica y luego en un banco. El mañana puede ser cualquier otra empresa que les pague más. Fue una interesante reflexión, aunque el ejecutivo que me la hizo luego sufrió las consecuencias de su falta de empatía y escrúpulos. Traicionó a su jefe y perdió la batalla. La OPA sobre el Sabadell es un enorme despropósito en todos los terrenos, salvo para los intereses de Torres, sus directivos y los fondos que obtendrán pingües beneficios.

Estamos ante la típica actuación del capitalismo salvaje y de amiguetes. No se trata de tener o no campeones nacionales o internacionales. Es la excusa propagandística para construir un relato ante la opinión pública y los políticos. La realidad es que consagra un modelo oligárquico que perjudica al mercado. La experiencia demuestra que el grande se come al pequeño y sus empleados acaban en la calle. No hay coexistencia. En un año o dos como máximo los que provengan del BBVA verán como sus compañeros del Sabadell se van a sus casas. Es cierto que serán bien retribuidos, pero no es un gesto generoso de Torres sino una parte del coste de la OPA. Ha actuado como un auténtico tiburón que se abalanza implacable sobre la presa y con el poder de liderar uno de los grandes bancos del mundo. Ahora toca que los políticos se traguen sus palabras cuando acabe el ciclo electoral y autoricen el despropósito. No es fácil enfrentarse a un gigante, aunque es verdad que la Biblia nos muestra que David pudo con Goliat.

Torres tiene a su lado a los fondos, que hoy mantienen esta inversión y al día siguiente la cambian por otra que les resulte más rentable en un sector que esté de moda. Por supuesto, tras ganar miles de millones y sin importarles lo que dejan atrás. España tiene un grave problema en este terreno, porque vamos perdiendo empresas en beneficio de inversores extranjeros. Nos faltan campeones ambiciosos con accionistas españoles que inviertan en el sector industrial y financiero, siguiendo la acertada estrategia de Fainé con Criteria. Hay demasiadas empresas entre las cotizadas cuyo control no está en España, sino en manos de esos fríos y poderosos inversores extranjeros a los que Torres tiene que complacer. La victoria de la OPA sería un nuevo éxito de la deslocalización del poder en sectores fundamentales para nuestra economía y la desaparición de una entidad financiera como el Sabadell que está muy bien gestionada.

Hace cuarenta años tuve la oportunidad de comer en Barcelona, junto a otros compañeros que hacíamos economía, con el presidente de la mayor multinacional de su sector que acaba de lanzar una OPA sobre su rival. Había llegado con su avión a Barcelona. Me tocó a su lado y como la cifra de la operación era muy cuantiosa le pregunté por el dinero. La contestación no estuvo exenta de un cierto desdén: «No importa, para eso están los bancos». Al ver el gesto de mi cara me respondió con amabilidad: «Somos la mayor multinacional del mundo en nuestro sector y a los bancos solo les interesa nuestra solvencia y la solidez del proyecto. Lo único que me ha preocupado a la hora de hacer la operación han sido los equipos legales y la comunicación. No solo para la opinión pública, sino para nuestros accionistas y empleados, así como los de nuestro rival». Por supuesto, consiguió su objetivo.

Me temo que Torres ha ignorado esta regla y debe creer que el Sabadell es un banco de provincias que tiene que caer rendido ante Goliat. Sus directivos no están a la altura de un egresado del MIT, ya que Oliu solo estudió en Minnesota. No ha cuidado la comunicación y ha menospreciado el impacto ante la opinión pública, así como la reacción unánime de los políticos ante una operación que hará ricos a unos pocos. Espero que Torres no consiga su objetivo.

Francisco Marhuenda es catedrático de Derecho Público e Historia de las Instituciones (UNIE).

  Ir a la web 

Volver a la sección

 
     
 
 
 

Últimas noticias

 
   

 

 

 
 

Protección de datos | Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto| Establece Sindicato ALTA como tu página de inicio | Añade Sindicato ALTA a tu favoritos

Sindicato ALTA © 2024 - NS